¿Se emocionan tus clientes 
como un niño en un parque de atracciones?

Si es así, ¡enhorabuena!
porque tus ventas deben ir de escándalo

De lo contrario, te invitamos a seguir leyendo porque seguramente te interese.

 Tu estado de ánimo es la clave

No esperes que tus ventas estén por las nubes, si tu estado de ánimo está por los suelos.

Cuando eres comercial de venta directa, estás (o deberías estar) exponiéndote continuamente con potenciales clientes. 

Y con exponerte, NO queremos decir “hablar” con ellos. 

No. 

 

 

Necesitas ponerle MUCHA emoción a tu exposición, para que tu cliente se enganche y te compre.

Porque si no hay emoción… no hay venta.

¿O sí?, ¿tú qué crees?


Seguro que te viene a la mente la típica compañera que es una artista.

Esa que es muy echada pa’ lante y con cuatro pistas sobre el producto. Le pone un salero… y tanta pasión a todo lo que dice… que las potenciales clientas se quedan EMBOBADAS.  

Sí. Embobadas como tus hijos cuando veían Bob Esponja. 

Y obviamente… COMPRAN. 

Las clientas que te miran así te compran

 

PORQUE CONECTAN emocionalmente contigo. 

La energía que transmites tiene MUCHO que ver con tus resultados en ventas. 

MUCHÍSIMO.

Si tu estado de ánimo está arriba, te va mejor.

Y no solo en las ventas… 

Te va mejor en todo:

  • No tienes los nervios a flor de piel…
  • Tienes más paciencia con tu pareja, con tus hijos…
  • Los problemas no se te hacen bola. No los percibes como tan graves…

Y es que te tomas las cosas de otra manera… Te va mejor en tu vida en general.

 

Si quieres aprender a gestionar tus emociones para sentirte llena de energía, estar segura de ti misma y en consecuencia, vender mucho más, suscríbete.